La Voladora Radio NO RECIBE “apoyo” del Instituto Federal de Telecomunicaciones

 

 

 

 

El OBSERVACOM falsea información,
le exigimos nuestro derecho de réplica

 

Amecameca de Juárez, Estado de México, a 29 de junio de 2017.

 

El 21 de junio pasado, el Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia-OBSERVACOM difundió masivamente esta información falsa: “IFT da apoyo económico a radios comunitarias e indígenas en México”.

La noche de ese día, en respuesta dirigimos la siguiente carta a su presidente, solicitándole nuestro derecho de réplica, considerando que, además de su falsedad, dicha información proveniente del gobierno dañaba la imagen pública de las radios comunitarias.

Al no recibir respuesta, habiendo transcurrido el plazo legal, hacemos pública esta carta, reiterando nuestra exigencia, además de que La Voladora no ha recibido ni recibirá “apoyo” del IFT ni de ninguna otra institución, sino que ejercerá sus derechos en materia de publicidad oficial, desde luego con apego a su Código de Ética y sus principios fundacionales.

 

Atentamente
Colectivo de La Voladora Radio 97.3 fm
y La Voladora Comunicación, AC

 

 

La Voladora Radio NO RECIBE “apoyo”
del Instituto Federal de Telecomunicaciones

Amecameca de Juárez, Estado de México, a 21 de junio de 2017.

 

Apreciable señor Bruce Girard
Presidente
Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia-OBSERVACOM
P r e s e n t e.

El día de hoy circuló profusamente en la web el boletín electrónico que emite la entidad a su cargo, con el siguiente encabezado único, destacado tipográficamente: “IFT da apoyo económico a radios comunitarias e indígenas en México”.

Le escribimos en el ejercicio de nuestro derecho de réplica (previsto en el Artículo 6º de la Constitución mexicana), al considerar que dicho encabezado y parte del contenido que lo secunda son información falsa en nuestro agravio como radio comunitaria (lo cual fundamentamos también en el Artículo 3 de Ley Reglamentaria del Artículo 6o., Párrafo Primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en Materia del Derecho de Réplica).

Son información falsa porque, como constatará:

1. La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (Artículo 89) prevé que “los concesionarios de uso social”, incluidos los comunitarios, “podrán obtener ingresos” por “Venta de publicidad a los entes públicos federales, los cuales destinarán el uno por ciento del monto para servicios de comunicación social y publicidad autorizado en sus respectivos presupuestos al conjunto de concesiones de uso social comunitarias e indígenas del país…”.

2. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) no ha dado “apoyo económico” alguno, ni nosotros lo aceptaríamos. Solo fue la primera entidad pública federal en asignar la suma equivalente al 1% de publicidad oficial a las concesionarias de uso social, si bien aún no recibimos la parte correspondiente de dichos fondos, debido a que esto sucederá cuando concluya la campaña de spots que nos fue enviada para tales efectos a principio del mes.

3. Esta disposición legal relativa al 1% es resultado de una conquista reciente del movimiento social por los derechos humanos, la libertad de expresión y el acceso a los medios de comunicación, del cual somos parte. ¡No es un “apoyo económico”, ni mucho menos “lo da el IFT”! Son fondos públicos asignados para de algún modo favorecer la materialización de un derecho humano!

4. Esta falsedad insostenible tiene su origen aparente en la fuente citada por el boletín digital del OBSERVACOM: la noticia del diario mexicano El Economista según la cual es el señor Erick Huerta, miembro del Consejo Consultivo del IFT, quien afirmó que se trata de un “apoyo”.

5. Lo anterior nos causa agravio también porque en la idiosincrasia patrimonialista, clientelar y asistencialista del ejercicio del poder público en México, “apoyo económico” puede equivaler maliciosamente a “dádiva”.

6. Nosotros no recibimos dádivas. Y aún esta forma legal mezquina de asignar fondos públicos a las radios comunitarias nos causa preocupación, lo cual motivó en abril pasado el envío de una carta formal a la Mesa Nacional de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias-México, de la cual somos parte todavía, y sus colectivos miembros, advirtiendo justo en torno al 1% “que de ninguna manera aceptamos negociaciones de AMARC Mx con instituciones vinculadas a la política de seguridad, considerándolo inaceptable especialmente de cara al entorno generalizado de violación de derechos humanos en México. Lo decimos atendiendo a un mensaje donde advierten sobre futuras negociaciones con, entre otras, la Secretaría de Gobernación”.

7. Contamos con que dicha Mesa Nacional, encabezada por el señor Héctor Camero, se pronuncie con severidad sobre esta versión infamante de “apoyo económico” ?dádivas?a las radios comunitarias, surgida aparente e indebidamente del señor Huerta y difundida, deseamos que no de mala fe, por el OBSERVACOM ?en verdad confiamos en que no sea una fake new.

8. Con base en lo expuesto en la presente carta, ciñéndonos a la Constitución y la ley federal citadas, le solicitamos atentamente el ejercicio de nuestro derecho de réplica, no solo publicándola en los mismos medio, formato, distribución virtual y destinatarios, sino reconociendo expresamente la falsedad de la información, así como la evidente falta de estándares de calidad editorial y ética que propiciaron esto.

Atentamente,

Colectivo de La Voladora Radio 97.3 fm
y La Voladora Comunicación, AC

Y cuando despertamos, ¿el dinosaurio seguía ahí?

*Verónica Galicia Castro

En próximas fechas, los mexiquenses elegirán a quien será el próximo gobernador de la entidad más poblada del país. En el Estado de México viven cerca de 17 millones de personas y con ellos el clima de violencia, impunidad, corrupción y despojo, imperante en los 125 municipios que lo conforman.
Llegamos a un proceso electoral donde instituciones gubernamentales, partidos políticos y quienes los representan, tienen una enorme deuda con los millones de mexiquenses empobrecidos, con las víctimas y sus familias; con los desaparecidos; con las mujeres asesinadas; con las comunidades a las que se ha despojado de su tierra y de las que viven bajo la amenaza de ello, por parte del gobierno estatal y sus aliados: los empresarios.
A finales de enero de este año, inició el periodo electoral, campañas rebosantes de recursos públicos. Los partidos políticos en la entidad disponen, para esta elección, de poco más de 826 millones de pesos, directos del erario público; en una entidad donde el 49.60% de su población vive en situación de pobreza, según estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social [CONEVAL], 2014.

FOTO: ACCIÓN CIUDADANA FRENTE A LA POBREZA
frentealapobreza.mx

 

 

En la contienda electoral participan Alfredo del Mazo [PRI-PVEM-PES-PANAL], Delfina Gómez [MORENA], Josefina Vázquez Mota [PAN], Juan Zepeda [PRD], Óscar González [PT] y los independientes: Isidro Pastor Medrano y María Teresa Castell, quienes en medio de las estadísticas de pobreza, desigualdad, marginación y violencia, centran su atención en el potencial de posibles votantes, dejando a un lado la problemática real y sistemática que vive el estado.  Con discursos y frases desgastadas, los candidatos recorren los municipios con la firme idea de conseguir la simpatía y voto de 11 millones 258 mil 125 mexiquenses, registrados en la lista nominal de electores 2017.
El dispendio de recursos utilizado en esta campaña resulta abrumador. El manejo de programas sociales, la entrega de tarjetas, despensas y otros beneficios, así como, la compra del voto, aunado al recurso de los municipios utilizado para dicho fin, como patrocinio directo al candidato oficial Alfredo del Mazo, convierten a ésta, en una Elección de Estado, donde los millones de mexiquenses nos encontramos en medio del fuego cruzado.
A pesar de que, el próximo 4 de junio, también habrá elecciones en Nayarit y Colima y municipios de Veracruz, el Estado de México concentra la atención por la representación estadística electoral  para los comicios del próximo año, además de ser la entidad donde gobernó el actual presidente Enrique Peña Nieto. El termómetro político del próximo relevo presidencial, representado por el Estado de México, ha puesto a andar la aceitada maquinaria priista, para no perder lo que durante más de 80 años ha considerado de su propiedad.
Ante la aplanadora electoral, encabezada por el PRI y sus aliados, diversas organizaciones, colectividades y personas de a pie, a través del Manifiesto del Estado de México «La voz de quienes resisten en la periferia se enciende», publicado el 10 de abril, a propósito del asesinato de Emiliano Zapata, han puesto el dedo en las heridas profundas de la periferia, el dedo sobre el dolor cotidiano que representa ser y estar en el Estado de México, pero también sobre la resistencia activa de quienes cuidan y protegen «el derecho a respirar, al trabajo, a la luz, la salud, la educación, el alimento; y especialmente, el derecho al agua y a la vida. »
Este Manifiesto reúne el dolor, la lucha, la ganas de construir y defender aquello que los gobiernos priistas, actualmente encabezados por el gobernador Eruviel Ávila, se han empeñado en minimizar y acabar. Es Mordor: el Estado de México, y nosotros sus peones; ante eso se alza la voz colectiva del «¡Ya basta!»
El próximo 4 de junio sabremos si el PRI sigue siendo el partido omnipotente y omnipresente, desplegado a lo largo y ancho de este país. Sabremos, si como sociedad somos capaces de remontar la carga histórica que nos han heredado partidos y políticos de todos los colores, la misma que ha envilecido y menoscabado la dignidad no sólo de mexiquenses, sino de los millones de mexicanos que habitamos esta geografía.
Es el momento de la organización comunitaria, los tiempos del accionar sin la carga que nos representa la corrupta clase política.
¿Los mexiquenses seremos capaces de ello?

Manifiesto del Estado de México

La voz de quienes resisten en la periferia se enciende

10 de abril del 2017
Hoy decimos: ¡ya basta!

Más allá de la última estación del metro salen los camiones al fin del mundo…

Somos de aquella herradura que rodea la ciudad de México; que la cobija, le da alimento, agua y aire para vivir.

Somos quienes trabajan en los grandes corporativos, en las colonias gentrificadas y de alto valor comercial; quienes limpiamos los hogares, las oficinas, quienes hacemos brotar la comida del campo.

Somos aquellas personas cuyo derecho a caminar es una obligación y la bicicleta fuente de trabajo; quienes ven molida la mitad de su vida en las tripas del transporte público.

Somos quienes habitan detrás del río contaminado, entre árboles masacrados y bajo una enorme nata de cochambre.

Somos a quienes se les ofrecen cascarones de huevo como hogares y plazas comerciales como único lugar para expandir el espíritu.

Somos también quienes vivimos la violencia más extrema: los feminicidios; asaltos, desapariciones, muerte a manos del marido, del novio, de la policía, del narco.

Somos para quienes salir a la escuela, al mercado, a tomar el transporte en la esquina, significa el riesgo de no volver jamás.

Pero somos también quienes cuidamos los territorios, los bosques, los cuerpos, la cultura: la vida.

I. Mordor

Aquí, en el Estado de México, se juntan todos los factores que definen la periferia. Nuestro género, nuestros bolsillos rotos, nuestro color chamuscado de piel es siempre negado, escupido y vilipendiado.

Nos dicen que somos de “Mordor”, que se traduce como “país negro” en un idioma del de la saga de literatura fantástica del Señor de los Anillos. Y es que a una hora y media del corazón de México no hay ley que valga. La seguridad es un Estado de Sitio en las calles y la política es un gobierno narco-asesino-corrupto-feminicida.

Porque para nosotros la palabra ciudadanía está concebida como un depósito de dádivas y de despensas y el progreso no es más que la transformación de la Madre Tierra en planchas  de concreto y trabajos precarios.

Todo esto es la forma de vida creada por el Partido Revolucionario Institucional; padre de la forma de hacer política, oficial y clandestina, en el Estado de México.

Aquí, todo pasa por las manos del PRI  y está hecho a su modo:

La forma de obtener los votos, es priísta, aún cuando gobierne otro partido político; los discursos de modernidad cursi, son priístas; los chapulines que brincan de partido en partido, priístas de origen; la policía y los grupos de choque, priístas; el narcotráfico, todo comandado por priístas.

Queremos decir entonces que en el Estado de México el priismo fundó su edificio de corrupción, su maiceo y desprecio por las poblaciones que lo caracteriza actualmente.

Y si alguien rechaza sus dádivas, si alguien se niega a la corruptela; hay bota, hay bala, hay tolete, hay gas lacrimógeno.

Así hemos vivido por más de 80 años.

*

Cruzando las fronteras de la capital se alza el ojo de quien ha gobernado traficando con nuestras necesidades por casi un siglo. El PRI del Estado de México es un clan; familias que, como la realeza, se comen glotonamente los bienes públicos. Los Fabela, los Montiel, los Del Mazo, los Peña inventaron las frases: “político pobre es un pobre político”, “el que no tranza no avanza”, “si no hay obras no hay sobras”; y con ellas mandan en su principado.

Ahora, el mirreynato llamado Grupo Atlacomulco gobierna con su mano perfumada por todos los rincones del país que llamamos México.

No afirmamos que los mexiquenses sean los únicos malos gobiernos del país, pero vivimos en el centro del origen de los mismos. Hemos visto en estos años, que Enrique Peña Nieto en la presidencia, todo el país está padeciendo lo que nosotros vivimos por décadas en el Estado de México.

Por eso tienen que cuidar el corazón de su proyecto. El PRI-gobierno necesita perpetuarse otros seis años en el Estado de México mediante el “primer primo de la nación”, Alfredo del Mazo. Y es que las próximas elecciones del Estado de México son nacionales, no locales. De ahí la presencia de gobernadores y secretarios del supremo mal gobierno, quienes muestran su respaldo al candidato oficial con tinacos, televisores, material de construcción, dinero en tarjetas electrónicas, despensas.

Su lema de campaña revela sus intenciones contra quienes se le opongan: “fuerte y con todo”.

Y la frase“cambiar todo puede significar también perderlo todo” constituye su chantaje.

Porque se juegan todo en esta elección.

Pero quienes aquí vivimos nos jugamos todo a diario.

II. Agua y fuego

Paradójicamente, nuestro carácter de periferia geográfica y cultural nos ha dado un deber.

En el Estado de México surge y se protege todo lo que da cuerpo a la capital de país. Quienes vivimos entre el borde de la ciudad y el campo hemos defendido el derecho a respirar, al trabajo, a la luz, la salud, la educación, el alimento; y especialmente, el derecho al agua y a la vida.

A pesar de la cercanía de las ciudades de México y Toluca, de Querétaro y Pachuca, los bosques, la tierra, las lagunas, los ríos y los volcanes persisten todavía. Los cuidamos porque son el sustento material, ambiental, social, cultural y simbólico de los pueblos y comunidades, porque nuestro corazón es colectivo, vivamos en el lugar donde está el coyote en ayuno, en el cerro del aire o en el valle de donde brotan las nueve aguas.

Nahuas-otomíes-mazahuas-tlahuicas-matlazincas somos los pueblos originarios que han habitado este territorio previo a la invasión colonial. Hoy también vivimos aquí, ñuu savis, mazatecos, zapotecos, totonacos, ayuks, chinantecos, tlapanecos, mayas, tseltales, amuzgos, tepehuanos, tsotsiles, cuicatecos, huaves, choles, wirrarikas, triquis, zoques, chatinos, tojolabales, pames, tepehuanos, popolucas. De nuestros pueblos hoy sigue brotando la mayor propuesta alternativa del Estado de México, la lucha y la defensa de la vida con dignidad y autonomía.

*

Hace décadas, algunos representantes de estos pueblos firmaron un pacto para proteger lo que somos: se llamó el Pacto Matlazinca. Después de ellos, pueblos como Atenco recordaron a México entero el valor de la tierra y del viejo Lago de Texcoco frente a un mega aeropuerto. Diversas redes, frentes de indígenas, muchas veces con mujeres a la cabeza, encabezaron la defensa del agua y los bosques. Hoy, el pueblo otomí-ñatho de Xochicuautla se ha convertido, junto con sus pueblos vecinos, en paradigma de la defensa de los bosques y su  patrimonio arqueológico, simbólico y cultural  frente a una autopista concesionada al Grupo Higa, propiedad del contratista favorito de Peña Nieto.

Nuestros pueblos enseñan el valor de la tierra frente al negocio y muestran el verdadero choque civilizatorio: la colonización moderna contra el cuidado del planeta, a veces a cambio de la prisión, como ocurre con nuestra compañera y nuestros 5 compañeros presos de la comunidad nahua de San Pedro Tlanixco.

A la lucha de los pueblos se suma  la búsqueda de una educación para todo mundo, de una vida digna en la Ciudad y la batalla contra los rampantes feminicidios y la violencia de género.

El hecho de que el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, que acompaña a comunidades, pueblos y colectivos del Estado de México, haya ganado el Premio Sergio Méndez Arceo, el principal reconocimiento independiente de derechos humanos del país, es una muestra de que existe un espíritu de dignidad que recorre desde el oriente, pasando por el territorio de las pirámides, y que arremete frente a las puertas de Toluca.

III. Semilla

Desde hace un año, el congreso del Estado de México promulgó una ley aterradora. Los medios de comunicación la llamaron Ley Atenco; nosotros la rebautizamos como Ley Eruviel porque viene precisamente de este gobernador y no de los dignos pueblos de Atenco. Esta ley otorgaría a discreción de la policía derechos sobre la libre manifestación. Vemos a esta ley, contra la cual hemos luchado de manera reiterada, la herramienta para extender el modo de gobernar del Grupo Atlacomulco sobre todo el país. De nuevo, tenemos este reto encima y declaramos que echaremos abajo este y todo intento por destruir nuestra libertad.

Por ello, en este contexto electoral, decimos:

Para el PRI y todos los partidos políticos que sirven como sus extensiones, sólo somos votos.

Renunciamos a ser el “bastión” del PRI.

Renunciamos, pues, a ser acumulación de capital político, y de manera más profunda, renunciamos a la muerte pasmada y lenta que el PRI-Estado nos ofrece como futuro, y especialmente para construir un futuro para las pequeñas generaciones que ya comienzan a aprender nuevas formas de existir en este territorio nuestro.

Por ello, frente a la aplanadora priísta y su plan arrollador, como colectivos, colectivas, organizaciones, pueblos y personas del Estado de México, alzamos la voz para comenzar un fuerte proceso de información y resistencia.

Hoy, a 98 años de la muerte Emiliano Zapata, quien dejó una fuerte huella en nuestra entidad, repetimos aquí la petición con la que el general náhuatl cerraba sus comunicados: Nosotros rogamos a aquel a cuya mano se acerque este manifiesto que lo haga pasar por todo el Estado de México.

Bosque y agua, paz y dignidad, tierra y libertad

Firmas

Asociación de Productores de Maíz Coronel José Isabel Linares AC de Santiago Tlacotepec · Brigada Comunitaria en Resistencia Contra el Urbanismo Salvaje – San Pablo Tecalco · Campesinos del Sur del Estado de México, Guerrero y Michoacán por la Defensa del Río Temascaltepec · Centro Cultural Tierra y Libertad · Centro Educativo, Cultural y de Organización Social (Cecos) · Colectiva, Genera red de mujeres · Colectivo Audiovisual Do Xante · Colectivo Contantik · Colectivo Danza en Resistencia · Colectivo Livertaria  · Colectivo Nezahualcóyotl Combativo  · Colectivo Raíces · Colectivo Zapatista Neza · Comité para la Defensa de los Recursos Naturales del Xinantécatl y Río Temascaltepec · Comisariado Ejidal de San Diego del Cerrito · Comunidad Shanka, Toluca · Consejo Indígena del Trueque · Consejo Supremo Indígena de San Francisco Xochicuautla y comunidad indígena de San Francisco Xochicuautla · Colectivo Surterráneo Distro · El milagro, danza en Resistencia. Colectiva escénica ·  Grupo Latinoamericano de Estudios Formación y Acción Feminista (GLEFAS) · La Voladora Radio · Movimiento Juvenil Huitzizilapan · Movimiento Mazahua Para la Defensa de los Recursos Naturales y Derechos Humanos · Núcleo de Resistencia Juvenil · Proyecto de Arqueología Popular (PAP)- · Taller Integral para el Desarrollo Comunitario (TAIDECO AC) · Tlalmino – organización de rescate cultural · Red Denuncia Feminicidios Estado de México · Red de Antropologías Populares del Sur (RAPS) · Semillero Itinerante del Estado de México · Seminario Mundos Rurales Tierra, Territorio y Territorialidades · Tik Tik-Pan. Cooperativa integral · Rodadas en Defensa de la Madre Tierra · Fuego de la Digna Resistencia: Acuexcomac unido · Administración Autónoma de Agua Potable de Coyotepec · Alianza Única del Valle · Apaxco comunidades por la vida · Cahuacán unido · Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero  · Comisariado de Bienes Comunales de San Lorenzo Huitzizilapan · Comisariado Ejidal de Coyotepec · Comisión Indígena en Defensa del Agua, la Tierra y el Aire de Amecameca · Comité de Agua Potable de Huitzizilapan · Consejo de Vigilancia del Sistema de Agua Potable de Santa María Ozumbilla · Coordinación de Pueblos en Defensa de la Energía Eléctrica · Defensores de los bosques de Temoaya, Delegación indígena de Zacamulpan Huixquilucan · Delegación indígena por usos y costumbres de la cima y cañada de Huixquilucan · Familiares de la presa y presos políticos de Tlanixco · Frente de Pueblos de Temascalapa · Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco y Texcoco · Frente de Pueblos Indígenas en Defensa de la Madre Tierra Santa Cruz Atoyuxco · Frente popular 9 de junio en Defensa de los Recursos Naturales de Coyotepec · Magisterio Mexiquense Contra la Reforma Educativa · Pueblo indígena Otomí de San Francisco Magu · Resistencia Independencia en Naucalpan de Juárez · Reyes Acozac, Sistema de agua potable de Tecámac A.C. · Vecinos unidos de la zona poniente.  Individualidades: Abraham Bosque – Músico · Al-Dabi Olvera – Contador de historias · Alma Lilia Ríos Colín – Reportera · Antonia Zafra Arias – Pedagoga · Daro  – Poeta  · Efraín León Hernández – Geógrafo · Diana Alejandra Betanzos Avilés – Bailarina · Emilio Gerardo Arriaga Álvarez – Sociólogo · Federico Gómez – Ciudadano mexiquense de Melchor Ocampo · Fercam – Artista urbano · Iván Cervantes – Activista medioambiental y científico · Gabino Giovanni Velázquez Velázquez – Geógrafo y docente · Gryzza Gallardo – Músico  ·  Israel Isk – Artista gráfico · Jimena Marin – Activista y estudiante FES Aragón · Josefina Itandehitl Orta Rosales – Artista · Lilia Zizumbo Villareal – Socióloga · Luz Emilia Aguilar Zinzer – Periodista y ambientalista · Lorena Torres Bernardino – Politóloga · Maria Eugenia Torres Echeverría – Investigadora · Max Omar – Musico y Productor Musical  ·  Neptalí Monterroso Salvatierra – Agrónomo · Oliver Hernández Lara – Sociólogo · Patricia Estalanta – Bióloga · Pablo Gaytán – Sociólogo · René Arenas Rosales – Economista · Rubén D. Arvizu – actor, director, escritor, productor y ecologista · Soberanes – Poeta ·  Thu’bini Mäst’öhö, profesor de lenguas Hñähñu, Tu’un Savi y Nauatl y artista.

Más información y para adherirse al manifiesto

semillero_itinerante_edomex@riseup.net

cdhzeferinoladrillero@gmail.com

indigenasxochi@gmail.com

CÓDIGO DE ÉTICA LA VOLADORA RADIO

 

 

 

 

La Voladora Radio 97.3 XHECA-FM, fundada en 2000, es una emisora concesionaria de uso social, del colectivo La Voladora Comunicación, AC, que transmite desde Amecameca de Juárez, Estado de México.
Convencidas y convencidos de que la información pública y la comunicación son un bien común, patrimonio de todos y todas, sin el cual no son posibles la libertad de expresión ni la democracia, y de que el ejercicio de este derecho humano implica derechos y responsabilidades ante nuestra comunidad y en particular ante nuestra audiencia, establecemos el presente CÓDIGO DE ÉTICA.
Lo constituyen un conjunto de Postulados y Principios ineludibles de carácter autorregulatorio, basados primordialmente en nuestros Estatutos y Reglamento, y los tratados internacionales de derechos humanos, con el fin último de ofrecer un estándar de calidad comunicacional a nuestr@s radioescuchas, brindándoles así un marco de referencia para que, llegado el caso, nos exijan de manera legítima su pleno y satisfactorio cumplimiento.

POSTULADOS
1.    En el mundo vivimos una crisis de pensamiento donde los medios corporativos juegan un papel primordial: establecer un sistema hegemónico contra los grupos sociales, en particular hacia aquellos con formas distintas de ver y construir el mundo.
2.    Destacamos el acoso incesante de dichos medios contra las mujeres y l@s jóvenes, y la constante invisibilización de l@s campesin@s, artistas y trabajador@s de la cultura, grupos fundamentales para la preservación de la memoria colectiva, el enriquecimiento de la cultura y la renovación de la sociedad.
3.    Las estrategias de estas dictaduras mediáticas, poderes fácticos no reconocidos, incluyen la banalización de la vida y el despojo de la palabra y la memoria.
4.    A este panorama se suma la preocupante situación en torno a la libertad de expresión: por un lado, la que le es negada a las personas, en particular, así como a l@s comunicadoras y periodistas; y por el otro, la degradación y la manipulación del concepto mismo.
5.    Estos medios son partícipes en la generación del desencanto y rechazo intolerante hacia todas las formas de hacer política e incidencia social. En consecuencia, generan un sentimiento creciente de malestar ante su quehacer comunicacional.
6.    Esto produce una atmósfera de desconfianza desarticuladora del tejido social, y fomento de la intolerancia, el odio y la violencia hacia l@s otr@s, particularmente si se resisten a la cultura despiadada del hiperconsumismo aspiracional.
7.    Reconocemos que en nuestra sociedad y el mundo existen grupos de personas que se organizan, trabajan y luchan por la defensa de sus derechos, la transformación de sus realidades y la creación de herramientas que faciliten los procesos de cambio social.
8.    En este escenario complejo y desalentador, nuestra misión es contribuir con la edificación de una sociedad donde ?frente a los medios comerciales, corporativos y el grueso de los públicos? los medios comunitarios y otros de propiedad colectiva, incluidos los libres, desde la diversidad y con el objetivo primordial de lograr una construcción conjunta, ejerzan su función social como auténticos actores mediáticos, generadores de procesos colectivos participativos, que atiendan a la resolución de conflictos y la existencia de una sociedad más justa.
9.    Somos una organización ciudadana de comunicación, independiente, autogestiva y libre, que promueve la acción comunitaria para el desarrollo justo y el ejercicio del derecho a la comunicación, como parte de la construcción de una ciudadanía fundamentada de manera irrestricta en la dignidad humana.
10.     Nos regimos por estos valores: Dignidad, Igualdad, Respeto, Equidad, Autonomía, Pluralismo, Diversidad, Integridad, Solidaridad, Colectividad, Derecho a decidir, Compromiso, Diálogo, Creatividad, Comunalismo y Transparencia.
11.     Nuestra identidad se enfoca en colaborar con la democratización de los medios de comunicación, y la gestión comunitaria y cultural. Nuestro trabajo radiofónico, político, cultural, social y comunitario está motivado y fundamentado en los cinco principios de la radiodifusión comunitaria: Participación ciudadana, Convivencia social, Equidad, Igualdad de género y Pluralidad, ejes transversales de nuestro quehacer comunicacional.
12.     Apostamos por la construcción colectiva de espacios ciudadanos, desde donde se promueva la acción comunitaria para el desarrollo, buscando siempre el fomento a la formación del pensamiento crítico. En todo momento, buscamos crear puentes de comunicación y trabajo directo con las personas de nuestra comunidad.
13.     Enfáticamente, tendemos a la generación y difusión de agendas, enfoques, espacios y contenidos radiofónicos cuyos ejes son la salud sexual y reproductiva, y la diversidad sexual. La promoción de los derechos humanos y su respeto irrestricto. El ejercicio de una nueva información, donde los grupos sistemáticamente invisibilizados por los grandes medios ?mujeres, niñas y niños, indígenas, migrantes, homosexuales? tengan un trato digno, basado en el respeto a la diferencia y la solidaridad, donde la diferencia no sea un factor que separe, sino un aliado para unir nuevas realidades y visiones. Y la protección y enriquecimiento del medio ambiente.
14.     Contribuimos en la construcción expresiva de aspiraciones y demandas de la sociedad a través de la apropiación de los medios de comunicación, espacios de producción y transmisión de materiales gráficos, cine, video, internet, materiales editoriales y otros medios comunicacionales para organizaciones, comunidades e individuos.

PRINCIPIOS

Generales

1. Todas y todos los miembros de nuestro colectivo, así como cualquier otra persona que participe del quehacer de la radio, nos obligamos voluntaria y conscientemente a respetar, hacer respetar y promover el presente CÓDIGO DE ÉTICA, así como asumir las consecuencias resultantes de su transgresión.
2. Nos avenimos a los derechos humanos relativos a las libertades de expresión e información, entendidos integralmente como el conjunto de garantías democráticas sobre las libertades de pensamiento, opinión, expresión, conciencia, información, difusión, prensa, comunicación, y de acceso y posesión de los medios de comunicación, previstas en los tratados internacionales.
3. Partimos del derecho a la dignidad de las personas como fundamento esencial del ejercicio de la comunicación y la posesión de los medios de comunicación.
4. Respetamos con especial diligencia los derechos humanos de las comunidades a las que servimos, enfáticamente aquellos que protegen su dignidad, integridad y libertad, además de fomentar su libertad de expresión, la fiscalización ciudadana del poder público, la libertad de conciencia y resistencia civil, el pluralismo, la igualdad, los derechos de las niñas y las mujeres, el interés superior de la niñez, los derechos de las personas y comunidades indígenas, las comunidades culturales, las personas de la comunidad LGBTTTI, las personas con discapacidad y las personas migrantes, así como los de las personas imputadas y víctimas de delito o violencia, y toda persona o comunidad sometida a exclusión social.
5. Ejercemos la comunicación radiofónica con visión de servicio a las comunidades, humanismo, responsabilidad social, pluralismo y respeto a las diferencias, igualdad y equidad, justicia y socialización del conocimiento.
6. Nuestros valores y compromisos éticos incluyen ampliamente la vida interna de la radio.

Específicos

7. Todas las agendas, enfoques, programas, conducciones y contenidos, así como nuestras relaciones con otras personas y comunidades, estarán determinados por el presente CÓDIGO DE ÉTICA.
8. Respetamos y promovemos los derechos humanos a la vida, la dignidad, la integridad, la igualdad y la libertad, y denunciamos de manera sistemática su violación.
9. Respetamos y promovemos la igualdad entre mujeres y hombres, y denunciamos toda forma de discriminación machista y sexista.
10. Respetamos y promovemos el derecho humano a la no discriminación, así como denunciamos su violación y toda acción discriminatoria, incluyendo la referida a las personas víctimas o en condiciones de detención, procedimiento o sanción penales.
11. Respetamos y promovemos la libertad de expresión entendida como un derecho integral y multidireccional, así como denunciamos su violación.
12. En la actividad comunicacional, nos reservamos nuestro derecho a ejercer las libertades de conciencia y objeción de conciencia, y actuamos en favor de tod@s aquell@s que lo hagan. Además, respetamos el derecho de todos y todas a la confidencialidad.
13. Todas las informaciones emitidas se rigen por los principios de veracidad, oportunidad, contextualidad y honestidad.
14. Rechazamos toda retribución o gratificación derivada de la emisión de información de interés público, particularmente cuando aquellas persiguen dar a tales informaciones un determinado sesgo.
15. Respetamos y promovemos enfáticamente los derechos humanos de las personas y colectivos sometidos a toda forma de exclusión social, así como denunciamos de manera sistemática las causas, a los perpetradores y las consecuencias de dicha situación.
16. Respetamos y promovemos el derecho humano a la justicia de todas las personas y comunidades, enfáticamente hacia aquellas víctimas de la violencia, el delito o violaciones a derechos humanos, así como nos obligamos a denunciar sistemáticamente tales violaciones y a sus perpetradores.
17. Nos comprometemos a denunciar de manera sistemática la victimización y revictimización de las personas y las comunidades por parte de las instituciones y l@s servidores públic@s, especialmente tratándose de crímenes contra la humanidad, tortura y tratos inhumanos crueles o degradantes, desaparición forzada, detención arbitraria y asesinato perpetrados por agentes del Estado, así como los crímenes de odio.
18. Promovemos los derechos humanos al desarrollo, la cultura, la identidad y la organización de las comunidades locales.
19. Somos actor@s de paz social. En este sentido, concebimos la paz como una construcción colectiva incesante, que exige la organización y el desarrollo de capacidades para transformar los conflictos por vías no violentas de manera prioritaria. Al mismo tiempo, promovemos la resistencia civil y la defensa de los derechos colectivos.
20. Nos consideramos parte de los recursos sociales para resguardar, enriquecer y promover los territorios, la cultura, los conocimientos, los valores, la identidad y las prácticas colectivas de las comunidades locales.
21. Somos parte de los instrumentos colectivos comunicacionales para la preservación, recuperación y ensanchamiento de los recursos culturales y naturales de las comunidades locales.
22. Promovemos la apropiación de los recursos culturales de las comunidades locales como elementos fundamentales para el mejoramiento de la calidad de vida personal y colectiva.
23. Enfáticamente, promovemos y contribuimos a preservar el amplio acervo cultural de las comunidades locales relativo a organización social, interacción con la naturaleza, usufructo y aprovechamiento de la tierra y los demás recursos naturales y, en particular, los saberes científicos tradicionales.
24. Difundimos y defendemos la riqueza patrimonial, territorial, histórica tangible e intangible de las comunidades locales.
25. Nos asumimos como parte de las manifestaciones artísticas y culturales, las promovemos y actuamos contra su afectación.
26. Trabajamos contra la brecha digital, que concebimos como una forma atroz de exclusión social, y en favor del aprovechamiento colectivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.
27. Disponemos de los mecanismos para que nuestr@s radioescuchas ejerzan y reivindiquen ante nosotros sus derechos como audiencias radiofónicas, estableciendo y haciendo de su conocimiento, para ello, el presente CÓDIGO DE ÉTICA; designando al Defensor de la Audiencia y los cauces internos de modo que desempeñe su función de manera independiente, y abriendo asimismo todas las vías posibles de comunicación e interacción con aquell@s.

Aprobado en Amecameca de Juárez, Estado de México, el 1 de marzo de 2017.

Hacer radio comunitaria no vale la pena, vale la vida.

«Cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la Vida
y porque no podemos, ni queremos
dejar que la canción se haga cenizas.
Cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto, ni la bronca.
Cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota. »
Mario Benedetti

Se cumplen 16 años de esta radio: La Voladora. Cumplimos estos primeros 16, sabiendo que hacer radio comunitaria no vale la pena, hacer radio comunitaria vale la vida.
Estamos con estos 16 años y la gratitud infinita por el paso acompañado, por la sonrisa brindada, por la palabra empeñada como señal única de compromiso, cariño y ganas de querer hacer y construir con el otro, con los muchos que son estas realidades en diversas geografías.
Somos esta radio,  de la calle,  del barrio, la del movimiento social, la de consigna, la del disenso. La radio de la multiplicidad de voces y miradas, la de los muchos colores; la del mal gusto y mal genio. Somos, junto con estos años, la construcción colectiva, comunitaria, contestataria, combativa de la comunicación no resignada ni sumisa a la lógica de arriba.
A lo largo de estos años nos hemos demostrado que la comunicación comunitaria es posible, que la suma de sueños crea, propone, acciona, detona. Nos miramos al espejo que es la realidad, y vemos en este camino, el trabajo cercano y a distancia de quienes sin más interés que el de apoyar, han dejado parte de su ser y corazón en esta radio.
Estamos acá, en este fragmento que es la realidad, con estas ganas que nos da el sabernos acompañados. Estamos en este pedacito de mundo que desde arriba no nos han podido arrebatar. A ellos, la cínica e infame clase política, les decimos: No vamos a detenernos. No seremos los que siempre ponen todo y terminan perdiéndolo. No nos vamos a ceñir a su abyecta lógica, ni a su animosidad enferma. No estamos con ustedes, porque ustedes no nos representan. No seremos el silencio sumiso ni cómplice.
Este país nos ha mostrado el horror mismo, la inmundicia sembrada arriba, la impunidad como práctica y norma. Pero también, este país que se duele, nos ha recordado que los caminos se andan acompañados, se sueñan entre muchos, que abajo, existe la dignidad de los que luchan y apuestan por la vida. Con ellos, con quienes somos, refrendamos este compromiso de vida y lucha.
Llegamos a estos 16 años y la emoción nos llena este corazón por los que somos y fuimos; por los que en ese futuro no hecho, serán. Son 16 años y pensamos, como quien desea aprisionar la vida en un suspiro, que hacer radio comunitaria no ha valido la pena, ha valido la vida.
Hacer y ser esta radio: La Voladora…vale la vida.
Para ustedes con quienes somos, este espacio donde va su nombre sin más rúbrica que el corazón y la fuerza que nace de la posibilidad del que hace.
¡Vivos se los llevaron. Vivos los queremos!
¡Justicia para Rubén, Nadia y los miles de muertos y desaparecidos!
La Voladora Radio
16 años en abierta y franca rebeldía.
Octubre de 2016.

Chanti Ollin denuncia embestida mediática

CHANTI OLLIN COMUNICADO

Al pueblo de México y a los pueblos del mundo que resisten y luchan.
A los medios libres, comunitarios e independientes.

En las últimas semanas, el espacio autónomo y autogestivo Chanti Ollin ha
sido objeto de un operativo mediático por parte del Excélsior. El día 30 de
junio el periódico realizó un “reportaje” en donde de manera torpe y por
demás forzada trata de vincular al espacio con grupos diversos a los que
denomina eco-extremistas, ligándonos con el grupo ITS (Individualidades
Tendiendo a lo Salvaje). El propósito del periódico es establecer
relaciones inexistentes con dicho grupo al que se le adjudica el asesinato
de un trabajador de la facultad de química en la UNAM. Claramente lo que se
busca es mediante manipulación y falsedades generar escenarios que vayan
abriendo camino a la criminalización y en nuestro caso al desalojo.

El año pasado, una semana después del desalojo del Chanti Ollin, el
periódico Milenio publicó una nota muy similar a la recién publicada por el
Excélsior. http://www.milenio.com/…/Grupos_anarcos_operan_en_Mexico-gr…. Es
sabido que son el CISEN y la SEIDO las que brindan información directa a
esos periódicos así como también se sabe de la estrategia de falsificación
de información aplicada constantemente por la prensa que trabaja con los
grupos de poder para evitar la organización de las colectividades.

A la par que el periódico Excelsior golpea intentado construir ligas
inexistentes entre el Chanti Ollin y grupos eco extremistas también se
busca meter buscapiés vía la cuestión inmobiliaria.
http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2016/07/04/1102760.

La ciudad se encuentra en un proceso abierto de aburguesamiento o
gentrificacion, en el que se va despojando a los habitantes del centro y
sus alrededores de sus casas y predios para ir posibilitando el avance
voraz de los grandes capitales e inmobiliarias. El crecimiento de grupos
inmobiliarios como Arrendadora Mexicana se da en contubernio con los tres
niveles de gobierno, quienes les han entregado concesiones y facilidades
incluso para despojar de los espacios públicos a los habitantes de la
ciudad. La delegación Cuauhtémoc, gobernada por Ricardo Monreal es uno de
los botines más peleados por los grupos inmobiliarios. De ahí que desde
hace meses se estén dando desalojos constantes, los cuales se han dado de
formas totalmente arbitrarias e ilegales (si a estas alturas queda algo de
legitimidad en la ley), con lujo de violencia, no solo con policías
uniformados sino también con grupos de golpeadores.

El edifico recuperado por el Chanti Ollin ha sido habitado desde sus
inicios por individuos y colectivos que se han unido libremente para
experimentar la construcción de otras formas de relación social. A
diferencia de los proyectos inmobiliarios, en donde se busca la
privatización a ultranza, el Chanti Ollin es un espacio en donde se intenta
restituir lo común. A través de la creación de conocimientos y saberes,
tales como el arte, la ciencia y la espiritualidad que no obedecen a la
lógica capitalista, la cual se reproduce en sus instituciones.

Ahí donde se intenta imponer la industria médica, se va generando un saber
a partir de la medicina tradicional, ahí donde se impone la “obsolescencia
programada” nosotros apelamos a las ecotecnias o tecnologías apropiadas y
la reutilización de recursos. Ahí donde se impone el control y la industria
de los alimentos mantenemos relaciones con compañeros/campesinos, buscamos
prácticas liberadoras del trabajo asalariado a través del tequio o
intercambio justo. Parte de esa exploración esta en lo cotidiano al
transformar algunas formas de convivencia como la familia tradicional o el
uso del espacio a la manera de condominios, es decir, el Chanti Ollin no es
un edificio de departamentos individuales en el que los habitantes
defiendan el espacio como “propiedad privada” si no un territorio donde se
puedan explorar diferentes formas de colectividad.

La certeza de que es necesario transformar nuestras condiciones de vida nos
lleva a caminar junto con otros movimientos que también luchan contra las
imposiciones de la hidra capitalista. Pensando en la necesidad de
movilizarnos juntos y seguir liberando espacios convocamos a un encuentro
el próximo 17 de agosto a las 10 am en Rio Elba, esq. Melchor Ocampo #424.

Julio 2016, desde la Casa en Movimiento Chanti Ollin.

Radios Comunitarias llaman a movilizarse contra la criminalizacion de la comunicación popular.

Centro de Medios Libres-Radiozapote-La Voladora Radio.-

El Instituto Federal de Telecomunicaicones ha decidido apoyar una nueva campaña de criminalización hacia las radios comunitarias. Esta nueva campaña discursiva favorece a los actuales concesionarios y operarios de radio comercial por sobre el objetivo de esta instancia de regulación de interés público en donde está incluido proporcionar diversidad y calidad de contenidos radiofónicos que incluyan a la ciudadanía organizada a través de las radios comunitarias. En este artículo incluimos el comunicado dado a conocer por organizaciones sociales de la zona de Tlaxiaco y del estado de Oaxaca y un comunicado de una de las radios atacadas para ampliar nuestros argumentos.

“La radio comunitaria suele ser una estación de radio de corto alcance sin fines de lucro que responde a las necesidades de información de las personas que viven en un lugar determinado, en los idiomas y formatos que se adaptan mejor al contexto local. Como es la región Mixteca en la que existen diversas radios comunitarias como son la Máxima 107.9, la Perla de la Mixteca 96.5 FM, la Tlaxiaqueña 91.5 FM y Radical Stereo 98.3 FM de Tlaxiaco, San Juan Mixtepec, Radio Tigre de Santa María Cuquila, San Agustín Tlacotepec, Chalcatongo de Hidalgo, San Pedro y San Pablo Teposcolula, Santiago Yolomecatl y Radio Yucuixi de San Esteban Atatlahuca, entre otras y que estas radios son impulsadas por voluntarios de la comunidad para difundir su problemática y su cultura.”

radios-opinion-3No importa si la radio comunitaria ya está reconocida en la nueva Ley de Telecomunicaciones y en otros convenios internacionales ratificados por nuestro país, como radio de uso social y que sea una práctica ciudadana que existe de manera generalizada en diversas regiones del país. El IFT ha decidido aceptar y abanderar las presiones empresariales que desean excluir a estas transmisiones y ejercicios de comunicación social a través de un discurso que denosta y criminaliza su práctica.

“Las radios comunitarias tienen su base jurídica en el artículo 2 de la constitución federal de la republica que refiere:

VI. Extender la red de comunicaciones que permita la integración de las comunidades, mediante la construcción y ampliación de vías de comunicación y telecomunicación. establecer condiciones para que los pueblos y las comunidades indígenas puedan adquirir, operar y administrar medios de comunicación, en los términos que las leyes de la materia determinen.”

Se busca por robo, dice una imagen con un micrófono y un par de frases que criminalizan a las radios sin permisos. La imagen afirma que esa radio nos daña a todos y en concreto advierte que serán perseguidas por robar.

sebuscaporrobo¿Qué roba una radio comunitaria? Una vez más entran a la discusión las afirmaciones que durante años se han debatido en el tema como por ejemplo que el espectro radioeléctrico es una propiedad de la nación, es decir de todxs lxs mexicanxs, pero se regula y reparte solo para quienes tienen dinero, e intereses políticos y económicos coincidentes con una visión de mercado neoliberal. La radio comunitaria surgió poniendo en tela de juicio esta condición y reivindica el aspecto de interés público y social por el que debería poder accederse a la transmisión y escucha de sus señales. Las presiones para la democratización del espectro radioeléctrico han sido muy fuertes en los últimos 15 años y la respuesta de esta fuerza política empresarial ha sido coercionar y controlar las instancias que pudieran tomar una decisión de apertura de los medios a la sociedad civil y ha bloqueado una y otra vez cualquier posible avance.

“Hace ya más de veinte años, la Corte Interamericana aclaró que, “la libertad de expresión no se agota en el reconocimiento teórico del derecho a hablar o escribir, sino que comprende además, inseparablemente, el derecho a fundar o utilizar cualquier medio apropiado para difundir el pensamiento y hacerlo llegar al mayor número de destinatarios”. Asimismo, la Corte Interamericana ha señalado que los medios de comunicación cumplen un papel esencial en tanto vehículo o instrumento para el ejercicio de la libertad de expresión e información, en sus dimensiones individual y colectiva, en una sociedad democrática, En efecto, los medios de comunicación tienen la tarea de transmitir toda clase de informaciones y opiniones sobre asuntos de interés general que el público tiene derecho a recibir y valorar de manera autónoma. En tal sentido, la jurisprudencia y la doctrina regional han reiterado que la existencia de medios de comunicación libres, independientes, vigorosos, pluralistas y diversos, es esencial para el adecuado funcionamiento de una sociedad democrática.”

La radio comunitaria no basa sus fundamentos en la explotación comercial del canal de transmisiónradios, sino en unaradios-opinion-1 serie de formas colectivizadas de creación y transmisión de contenidos, en donde lo comercial o lucrativo es una herramienta al servicio delas necesidades basicas para mantener la producción , transmisiones e infraestructura, mas allá de el interés de acumular riqueza, este principio, que se aplica a todas las transmisiones que se reivindican comunitarias, se enfrenta de manera directa con los argumentos de robo o los argumentos alucinantes de competencia desleal que argumentan los representantes políticos de los empresarios en los espacios legislativos Por el contrario son los intereses económicos, los intereses de sacar el mayor provecho económico y comercial los que mueven a los concesionarios a actuar criminalizando a el sector de la población que no tiene essos objetivos, son ellos quienes están interesados en la cohersion, el cohecho y el robo a través de presionar al instituto de regulación en la materia, que por lo visto es muy débil y sumiso para aceptar estas condiciones que se traducen en ataques violentos a las radios comunitarias , arresto y procesamiento judicial a sus integrantes y al decomiso y a la destrucción de equipos. Como se dice en la radio de brasil “los piratas son ellos. Ellos son los que quieren el oro”

radios-opinion-2Ahora se suma al panorama de violencia contra la población, este tipo de mensajes que acusan de robo a quienes hacen una labor social y comunitaria para dar a conocer el acontecer y la cultura local y brindar un espacio de intercambio de ideas y puntos de vista a sus comunidades y pueblos. Este nuevo perfil de criminalización es la reiteración de un discurso que había quedado en el olvido porque surtió poco efecto en el pasado y dio a las radios comunitarias la oportunidad de responder de manera directa a los argumentos empresariales del porqué de su existencia y de sus motivaciones. Sin embargo el discurso es peligroso, es de linchamiento y denostación, y no está solo en los medios sino va a acompañado del cierre de estaciones y de otras acciones de hostigamiento a estas transmisiones. Es real que este discurso excluyente y antidemocrático provocará una ampliación de un escenario de conflicto, como si en este país ahora hicieran falta más de estos espacios de conflictividad y enfrentamiento social.

“Gracias a las organizaciones sociales, a las autoridades de diferentes comunidades, al magisterio, pero sobre todo a ti que has confiado desde el inicio de este proyecto; que ha servido para escuchar a quienes no tenían voz, a quienes no tenía el recurso para comprar un espacio y expresar sus ideas. A quienes por pensar diferente se lo negaban, a quien les cerraron las puertas antes de que las tocaran. Hoy solo es un obstáculo que tenemos que saltar y juntos lo podemos lograr.

Sería muy lamentable que se pierdan espacios para el ejercicio del periodismo y más en estos momentos, donde todas las voces deben ser escuchadas, no deben faltar voces. Deben sobrar voces para la información, para el oficio que debe sustentarse en decir lo que algunos no quieren escuchar. En algún lugar de la ciudad hay festejo pero no se puede ganar perdiendo.”

comunitarias-marcha-28-mzoSin embargo las radios y la comunicación comunitaria ya no se encuentran en las mismas condiciones, en comparación con hace 10 o más años, el movimiento ha crecido exponencialmente, es muy diverso y está articulado ya a otros aspectos de las luchas y reivindicaciones sociales que se comunican por sus canales. La radio comunitaria ha penetrado en los más diversos espacios culturales del país y ha revolucionado ya la manera en la que ahora se comunica con la palabra, las ideas y la música. No solo existe la radio en su forma de FM sino además como radio bocina, como transmisiones digitales, como colectividades de producción, como espacios de formación y por supuesto, el fenómeno se encuentra completamente instalado en Internet. La cantidad de gente que escucha, apoya o simpatiza con la radio comunitaria es mucho mayor que hace 16 años y la repercusión de las instancias que denuncian los ataques a las radios y a la libertad de expresión son hoy realmente influyentes y se encuentran dando una batalla además en el frente de la protección al ejercicio del periodismo y contra la aprobación de leyes de censura.

En medio de la situación de cierre de radios libres y comunitarias en el país también entra en juego la capacidad de  respuesta de las y los escuchas y simpatizantes, la táctica más temida por las radiodifusoras comerciales, porque mientras estas tienden a buscar la inmovilidad del público para facilitar el consumo de bienes, la radio comunitaria moviliza actividades, acciones, respuestas, encuentros y convergencias entre la gente que escucha y se acerca a su señal, y lo hace sin coercionar al radioescucha ofreciéndole regalos y la falsa promesa de felicidad momentánea. En este terreno las radios comunitarias también han avanzado a través de la acumulación de múltiples experiencias que vuelven a poner en juego la memoria histórica del movimiento.

Por que ejercer los derechos a la comunicación no es un robo, robo es privatizarlos en beneficio de un puñado de empresarios. ¿Conoces alguna radio comunitaria cercana? Es tiempo de defenderlas, pero también de continuar creando nuevas radios y medios libres y comunitarios.

“• Libertad a las personas detenidas: Heriberto Martínez Hernández y Héctor Cruz en el operativo efectuado el día de hoy en las instalaciones de las radiodifusoras mencionadas.

• Respeto a los derechos de Libertad de Expresión y de la Información de las personas que operan las radios comunitarias La Máxima 107.9, la Perla de la Mixteca 96.5 FM, la Tlaxiaqueña 91.5 FM y Radical Stereo 98.3 FM de Tlaxiaco y como consecuencia que se les devuelva su equipo de transmisión.

• Respeto al derecho de libertad de expresión y de los pueblos indígenas que es violentado al allanar la radio comunitaria La Máxima quien mantiene un noticiero que se enlaza con radios comunitarias de la región mixteca.

• Respeto al derecho a la libertad de expresión, respetando la vida y la integridad física y la libertad personal de los comunicadores que colaboran en las radios comunitarias allanadas y todas las radios comunitarias de la región mixteca.”

:::Entra  a conocer el perfil de la radio La Tlaxiaqueña:::Entra al perfil de la radio La perla de la MIxteca:::Pagina de Radical Stereo:::Pagina de Maxima-Maxima:::

:::Organizaciones firmantes del comunicado  en solidaridad con las radios  atacadas:

El Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas A. C., la Casa de los Derechos de Periodistas A.C. y la Plataforma Nacional de Vinculación de Periodistas nos pronunciamos por lo siguiente:
Maurilio Santiago reyes
Presidente del Centro de Derechos Humanos
y Asesoría a Pueblos Indígenas A.C.
Víctor Ruiz Arrazola
Casa de los Derechos de Periodistas A.C.
Plataforma Nacional de Vinculación de Periodistas (PNVP).

:::Las opiniones de los usuarios de facebook fueron tomadas de la publicacion de la imagen  del microfono:

Estamos aquí con 15 años

«El silencio es la tierra negra y fértil, el humus del ser, la melodía callada bajo la luz solar. Caen sobre él las palabras. Todas las palabras. Las palabras buenas y malas. El trigo y la cizaña. Pero sólo el trigo da pan».
José Saramago

Amigos, enemigos e intermedios:
Estamos aquí con 15 años. Nuestros pasos, oídos, sueños, temores y necedad nos han traído hasta este momento. A este ahora que somos. Llegamos con la emoción de quien renuncia al destino establecido, seguro, cómodo y decide emprender el paso con poco menos que nada, con poco más que los sueños que nos permitimos imaginar.
Cumplimos 15 años en los que hemos cultivado las voces, los sonidos, las ideas, los oídos, las historias; la fraternidad, la solidaridad, la palabra. Somos la radio comunitaria que, a lo largo de estos años empezó a labrar un camino sin más certeza que el de ejercer nuestros derechos. Decidimos no ceñirnos a lo seguro, ni confortable, a lo acomodaticio ni al silencio. Dijimos no a la acción, palabra y desprecio de los que arriba piensan fuego y actúan ceniza. Apostamos por la voz colectiva, los sueños solidarios y fraternos; por la discusión y deconstrucción de lo cierto e inamovible de la comunicación institucionalizada.
Somos la radio comunitaria de los volcanes. La radio del fuego y la palabra. La que hace 15 años inició transmisiones desde el mero corazón de Amecameca. Los cumplimos y sabemos que son posibles gracias al apoyo solidario de las muchas y los muchos que, sin más se han sumado a la posibilidad de una construcción colectiva, combativa y fraterna. A ellos con quienes hemos sido y somos, les damos las gracias desde este corazón volador que tenemos. Gracias por su paso, su lucha, sus sueños, su dignidad. Gracias por su no cansarse y recordarnos que la lucha combativa y contestataria es el camino donde nuestro paso camina junto a ustedes. No sabemos bien cómo describirlo ni escribirlo, lo que sí sabemos es lo que se siente. Y en ese sentir hay algo que se nos aprieta en el pecho. Algo que se nos atora en la garganta. Algo que se interpreta en el corazón y lo llena.
En la Voladora hemos entendido que el ser combativos implica argumentar nuestras ideas y disensos, proponer y no sólo protestar. Nos hemos ido demostrando que los medios de comunicación administrados por la sociedad son posibles, que el miedo no nos sirve, que la lucha es aquí y ahora, que la palabra es el instrumento que propone, construye, fortalece, crea y cree. Que nuestra palabra no necesita permiso para volar. Y es así como hemos avanzamos con los medios libres, alternativos, independientes; con el combativo movimiento social; con los defensores y activistas, con las personas de a pie y su paso digno y decidido.
Estamos acá, en este fragmento que es la realidad, con estas ganas que nos da el sabernos acompañados. Estamos en este pedacito de mundo que desde arriba no nos han podido arrebatar. A ellos, la cínica e infame clase política, les decimos: No vamos a detenernos. No seremos los que siempre ponen todo y terminan perdiéndolo. No nos vamos a ceñir a su abyecta lógica, ni a su animosidad enferma. No estamos con ustedes, porque ustedes no nos representan. No seremos el silencio sumiso ni cómplice. Este país, al que ustedes asesinan, desaparecen, encarcelan, desmantelan y humillan; este país que ahora se duele, inicia su paso y nadie lo detendrá. Afuera se escuchan esos pasos, muchos, ¿Los oyen?
2015 nos ha mostrado el horror, el cinismo y la impunidad como práctica de vida. Hemos visto la persecución, la desaparición, la tortura, el asesinato de todo aquel que lucha, combate, disiente. Hemos visto, oído… y el corazón nos duele por ellos que somos nosotros. Por nuestros hermanos Normalistas; por Rubén, Nadia, Yesenia, Mile, Alejandra; por los miles de desaparecidos, por nuestros muertos, por nuestros desaparecidos. Por todas las víctimas de este y los anteriores gobiernos.
Las palabras se nos agolpan como aves en medio de la inmundicia y la infamia. Pero también hemos visto y vivido la solidaridad, esa que camina en las calles, la que grita, la que se indigna, la que lucha; la que construye y acciona, la que dice: «Ya no más», «No están solos». Para ellos con los que compartimos esta rabia, para los que no están, nuestra palabra y esa chispa que junto con muchas otras iluminará esta oscuridad convulsa. Sabemos que la palabra crea, cree, dibuja. La palabra propone, escucha, construye, se une, vuela. ¡Que vuele hasta ustedes y sea plena en la inmensidad que nos brinda el tenernos y la dignidad con la que expande sus alas!
Puesto que estamos conmemorando nuestro aniversario, agradecemos a todos y todas los que sin más interés que el de ser parte de esta radio, ya sea cerca o a distancia, se han sumado a esta historia conjunta, la han hecho posible y la siguen moldeando.
Para ustedes con quienes somos, este espacio donde va su nombre sin más rúbrica que el corazón y la fuerza que nace de la posibilidad del que hace.
Abajo se anuncian nuevos días, los que están por venir y los que son.
Todos somos Ayotzinapa
¡Vivos se los llevaron. Vivos los queremos!
¡Justicia para Rubén, Nadia y los miles de muertos y desaparecidos!
La Voladora Radio
15 años rebeldes y de frente.
Octubre de 2015.

El asesinato de Regina y los Cascos Azules

Por Marco Lara Klahr. PANAMÁ CITY.- La tarde del domingo dejé la Ciudad de México atribulado por el asesinato de nuestra compañera Regina Martínez, corresponsal de Proceso y colaboradora de medios noticiosos en Veracruz. Ese día había comentado el terrible suceso con Mario Ávila, al aire, en su barra noticiosa matutina de Radio Fórmula. Y ya en el vuelo que me trajo a la capital panameña, mi enojo y desesperanza me hicieron evocar una de las recomendaciones para México formuladas por Johan Galtung, cuando Fernando Montiel y yo lo entrevistamos tras recibirlo en el aeropuerto [octubre 23, 2011].
Con la autoridad que le da medio siglo como observador, analista y mediador en cientos de conflictos de todo orden a través del mundo, Johan Galtung nos dijo que, en virtud de la violencia descontrolada y la incapacidad del gobierno de Felipe Calderón para afrontarla, era apremiante considerar que tropas de Cascos Azules de Naciones Unidas intervinieran «en ciertas zonas del país como fuerza preventiva y de protección a la población civil».
Esto me vino a la mente después de ver, no sin sorpresa, fotografías donde miembros del Ejército y la Armada se entrometían en la casa de Regina, que fue la escena del crimen.
Políticos, académicos, líderes sociales y periodistas diseminan a través de los medios masivos su convicción de que las Fuerzas Armadas mexicanas son confiables, al margen de que existan «elementos» corruptos. Yo lo dudo. Y volví a durarlo al ver esas imágenes de militares y marinos husmeando en la casa de Regina: no puedo evitar preguntarme si en realidad acudieron a manipular, borrar o hurtar evidencias del homicidio.
Lo sostengo pensando, especialmente, en el informe Silencio forzado. El Estado, cómplice de la violencia contra la prensa en México [Artículo 19, México, marzo 2012], correspondiente a las agresiones contra periodistas en 2011 y que identifica a servidores públicos federales ?militares entre ellos? y estatales como perpetradores de la mayoría de dichas agresiones ?es decir, del 41.86% de los casos documentados.
Tampoco doy crédito a las instituciones estatales de seguridad y justicia: desde que Javier Duarte tomó posesión del gobierno de Veracruz [diciembre 2010] han muerto con violencia nuestros colegas Noel López Olguín [Horizonte, Noticias de Acayucan y La Verdad; su cadáver fue hallado en junio de 2011]; Miguel Ángel López Velasco y Misael López [Notiver, en junio], y Yolanda Ordaz de la Cruz [Notiver, en julio], y ninguno de tales hechos ha sido esclarecido. Igual que Calderón, Duarte y su administración se han limitado a dar pésames, como si no fueran gobierno. Pensando bien de ellos, en el mejor de los casos ambos gobernantes y sus subordinados son unos ineptos afligidos.
Los asesinos de Regina actuaron asumiendo, probablemente, el riesgo que implicaba el atentar contra una periodistas prestigiada, perteneciente al cuerpo de redacción de un medio influyente y prestigiado como lo es el semanario Proceso, conscientes de los amplios márgenes de impunidad a su favor ?lo que se refuerza con otro dato del Informe de Artículo 19: Veracruz se halla a la cabeza de los estados con mayor número de agresiones contra los periodistas.
Ni las instituciones policiales y judiciales de Veracruz, ni las fuerzas federales garantizan siquiera el adecuado manejo de la escena del crimen, además de que es razonable sospechar que podrían, por mala fe o impericia, alterar el material sensible significativo o desviar la investigación para proteger a los asesinos.
Y si al final no ocurriera nada de esto y actuaran con eficiencia y profesionalismo, el sistema de justicia penal se encargaría de enterrar el asunto en el cementerio de la burocracia. El sistema local no ha esclarecido un solo caso ni llevado a juicio y condenado a uno solo de los asesinos de periodistas y, de acuerdo con el Informe de Artículo 19, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, de la Procuraduría General de la República, desde su creación hace seis años hasta hoy ha logrado apenas una sentencia condenatoria entre 27 casos atendidos.
Es necesaria, pues, una fuerza institucional capaz y confiable, que provea seguridad a los ciudadanos, incluidos los periodistas, en zonas del país como Veracruz, y de certeza a la investigación, comenzando por la adecuada preservación del lugar de los hechos. ¿Tendrían que ser los Cascos Azules, como propone Galtung? Es una posibilidad cada vez más digna de considerar.

Torturas, maltratos y otros abusos detrás de los «juicios paralelos»

Por Marco Lara Klahr.- «¿Cómo es posible semejante infamia? ¡Ni siquiera estoy condenado! ¿Cómo pueden, entonces, tener el derecho de castigarme? Aquí nadie sabe todavía si soy inocente o no, y, si lo soy, ¿cómo puede ser que tengan el derecho a maltratarme?» ?se pregunta desolado el pintor Egon Schiele, maestro del expresionismo alemán, en Egon Schiele en prisión, relato biográfico que escribió su amigo entrañable Arthur Roessler sobre los 24 días de cárcel «preventiva» que aquel pasó en Austria, en abril de 1912, bajo acusaciones tan aberrantes e inconsistentes que se diluyeron y él fue absuelto.
En México, las preguntas que se formula Schiele siguen siendo dolorosamente pertinentes. Durante estos días de asueto, conforme leía su traumática experiencia, que registró en una serie de sobrecogedores dibujos a gouache, acuarela y lápiz [como el que reproduzco, titulado «Perseveraré de buen grado por el Arte y por mis seres queridos»], pensaba en que todo eso que hace justo un siglo le parecía inaceptable, sigue siendo normal para el sistema de justicia penal mexicano, y que esa normalización de la brutalidad del Estado contra las personas imputadas de delito es posible por el trabajo que hacemos los medios y los periodistas a través de los «juicios mediáticos».
La semana anterior, en «El extraño caso de Doctor Prensa y Míster Medios», me referí a la Recomendación 3/2012 [marzo 26, 2012] que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, CDHDF, hizo a la Procuraduría General de Justicia del DF y al procurador Jesús Rodríguez Almeida, por la «Exhibición de personas, publicidad de su información confidencial y la contenida en los expedientes de averiguación previa».
He estado atento a la reacción de los medios y me ha parecido elusiva y mediocre. En los días posteriores inmediatos a la aparición de este gran documento de la CDHDF, publicaron notas informativas anodinas y, por cierto, ni un solo editorial donde cuando menos un medio, uno solo, se diera por aludido o explicara de cualquier modo ?no necesariamente autocrítico? la relación que puede establecerse entre la Recomendación 3/2012 y su política editorial o las de la industria noticiosa en general.
Al terminar la lectura de Egon Schiele en prisión volví de manera automática a las páginas de esa recomendación y revisé con detenimiento sus once anexos, y me parece que poseen un valor que no podemos darnos el lujo de desperdiciar como ciudadanos.
En ellos se documentan, con profusión de testimonios, las 29 quejas que dieron lugar a la recomendación, en agravio de 50 personas que la Procuraduría del DF exhibió ante los medios, práctica de suyo violatoria del debido proceso y los derechos de personalidad, pero todavía más aberrante en aquellos casos donde ni siquiera existían los elementos indiciarios mínimos para proceder judicialmente contra los afectados.
Dichos anexos incluyen las copias de los boletines emitidos por esa institución y la manera en la que decenas de medios a través del país se limitaron a reproducirlos, entremezclándolos con información aportada en las conferencias de prensa respectivas, así como las imágenes del momento en el que se consumó cada «juicio mediático».
Pero los anexos más significativos son el «V. Documentales e informes rendidos por las autoridades», que incluye el «Acuerdo A/004/2005 del Procurador General de Justicia del Distrito Federal, por el que se emiten los lineamientos en relación con los probables responsables que son presentados ante los medios de comunicación» [septiembre 2005], y como podrá verse esa institución viola de manera sistemática y flagrante; el «VI. Valoraciones de impactos psicosociales», riguroso diagnóstico sobre los daños de los «juicios mediáticos» en las personas «enjuiciadas» que resultaron ser inocentes, sus familias y la comunidad; y el «IV. Testimonios de personas agraviadas», por supuesto: describe las torturas, tratos crueles y degradantes y abusos de autoridad necesarios para que los medios y los periodistas ?sirviéndonos de infraestructura, personal y fondos públicos? tengamos siempre noticias frescas que «informar» a nuestras anestesiadas audiencias.
La CDHDF se halla en espera de la respuesta de la Procuraduría del DF y su titular responsable a la Recomendación 3/2012. Pero independientemente de eso, los ciudadanos organizados debemos encontrar recursos legales y políticos para utilizar esta información de modo que los derechos de los agraviados sean restituidos y, sobre todo, que no haya más víctimas de los «juicios mediáticos» ?detrás de los cuales se ocultan la ineptitud y arbitrariedad del sistema de justicia penal y sus operadores. No desperdiciemos la Recomendación 3/2012, insisto.